Suprema de EE.UU. falla en contra de pareja gay

El Supremo de EE.UU. da la razón a un pastelero que rechazó hacer un pastel de bodas para una pareja gay
El Tribunal Supremo de EEUU respalda al pastelero que se negó a hacer una tarta de boda a una pareja gay
Autor

05 Junio, 2018

En 2015, el Tribunal Supremo se pronunció a favor de la constitucionalidad de los matrimonios homosexuales. La sentencia es una victoria para el pastelero Jack Phillips pero deja sin resolver alguna de las cuestiones constitucionales más amplias que presentaba el caso, uno de los más mediáticos de los últimos años en EEUU.

La pareja protagonistas del caso del pastel, Charlie Craig y Dave Mullins, se quejaron a la comisión de Colorado en 2012 después de visitar la tienda de Phillips en los suburbios de Denver y de que el panadero les dijera al momento que no crearía un pastel para una boda entre personas del mismo sexo. "En cuanto nos sentamos con el dueño, preguntó para quién era la tarta y, al decir que era para nosotros, nos dijo inmediatamente que no iba a hacer una tarta para una pareja gay", narró Mullins en una conversación de ambos con Efe antes de que el Tribunal escuchara a las partes. Hasta entonces, las parejas del mismo sexo debían casarse en estados que permitieran ese tipo de uniones y, en ningún caso, el Gobierno les reconocía como matrimonio, como Charlie y David, que se casaron el 2012 en Massachusetts porque en Colorado las uniones gais aún no eran legales. "El panadero, en su calidad de propietario de un negocio al servicio del público, podría tener su derecho al libre ejercicio de la religión limitado por las leyes generalmente aplicables", añadió Kennedy.

La Comisión decidió que el pastelero violó la ley contra la discriminación estatal, lo que fue ratificado por la Corte de Apelaciones de Colorado.

Inicialmente la Comisión de Derechos Civiles de Colorado había decidido a favor de la pareja, pero hoy la Suprema Corte reviró la decisión, con base en la Primera Enmienda (que garantiza el derecho de libertad de expresión). Los jueces Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor disintieron.

"Las leyes y la Constitución pueden, y en algunas circunstancias deben, proteger a las personas gay y a las parejas gay al ejercer sus derechos civiles, pero las objeciones por motivos religiosos y filosóficos a los matrimonios homosexuales" son formas de expresión "protegidas", explicó Kennedy a nombre de la mayoría. El pastelero es cristiano.

En lo que resta de su sesión actual hasta finales de este mes, el Tribunal Supremo debe emitir dictámenes en unos 29 casos, pero el del pastelero Phillips figuró entre los que más expectativas generó.

Tras el dictamen, el fiscal federal Jeff Sessions dijo estar "encantado" con el fallo de la Corte Suprema.


Mas noticias