Iba a votar a favor, pero cambió de opinión — Aborto

La iniciativa compuesta por 22 artículos incorporó modificaciones
La iniciativa compuesta por 22 artículos incorporó modificaciones. 1/1
Autor

12 Junio, 2018

Si bien también son más los que se oponen, las cifras son más parejas: 67 en contra, 65 a favor y 21 indefinidos. En casos como este último, incidieron los cambios que se introdujeron en el proyecto el jueves pasado.

Lo cierto es que los sondeos realizados por periodistas acreditados en el Congreso sostienen que la iniciativa suma 117 votos en contra y 107 a favor de la despenalización del aborto, mientras 29 legisladores integran el bloque de indecisos, sin contar al presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, que no definió su postura y que debería interceder sólo en caso de empate.

Hasta el momento, la agencia Noticias Argentinas pudo detectar 116 votos confirmados en contra de la iniciativa y 109 a favor, aunque, al proyectar la tendencia de los indefinidos, la postura antiaborto aventaja a la despenalizadora por 123 a 118.

El opositor Frente para la Victoria (FPV) es el único bloque de los grandes con una mayoría a favor de la reforma: son 51 a favor, 8 en contra y 6 indecisos. "Es el Estado el responsable de las miles de mujeres que pierden su vida en nuestro país, y que la legalización del aborto siga constituyendo un derecho no reconocido, que no solo implica una restricción al derecho a decidir sobre el propio cuerpo sino también una demanda de hace muchísimos años que encara nuestra sociedad, distintas agrupaciones y organizaciones", indicaron. Declara legal el aborto hasta la semana 14ª de embarazo y por encima de ese límite si hubiera riesgo de vida de la mujer, malformaciones fetales incompatibles con la vida extrauterina (por ejemplo, anencefalia, cuando se sabe que el bebé nacerá muerto o morirá a los días de haber nacido) y violación.

"El no respeto por las causales de imputabilidad del aborto, transforma en clandestinos abortos que cuya práctica esta amparada por la ley penal; esto es consecuente del hábito medico de remitir a la justicia las solicitudes de abortos para obtener su autorización, que conlleva no solo una falta gravísima por la delegación de la responsabilidad del profesional sino también un retraso en el ejercicio de un derecho de las mujeres que constituye daño importante y podría considerarse un caso de mala praxis médica", prosiguió.

Entre esos cambios se analiza incorporar la objeción de conciencia, que habilitaría a los profesionales a ejercerla de manera individual, pero no así a las instituciones de salud.

En Uruguay el aborto fue despenalizado en 2012.

En los establecimientos adheridos, los estudiantes discutían medidas para apoyar la iniciativa que busca la legalización de la interrupción del embarazo dentro de las primeras 14 semanas de gestación y motivar su avance hacia el Senado. "La Iglesia perdió el monopolio", dice la socióloga Sol Prieto. Un centenar de obispos emitió una declaración para pedir "soluciones nuevas que resuelvan los problemas sin necesidad de matar o interrumpir vidas de seres humanos".


Mas noticias