Entrega pizza en base militar de NY y lo detienen para deportarlo

ICE prepara un megaoperativo a negocios durante el verano
ICE aumentó sus operativos en centros de trabajo
Autor

12 Junio, 2018

Pero así ocurrió el viernes 1 de junio cuando fue a repartir pizzas a una base militar de Brooklyn y, tras ser sometido a una examen de antecedentes en la entrada, los soldados descubrieron que tenía una orden de arresto pendiente por parte de las autoridades de migración.

Tras realizar unas llamadas telefónicas y comprobar que Villavicencio tenía una orden de deportación por una falta que no involucraba ningún crimen, el militar de guardia decidió arrestarlo y entregarlo a agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció hoy que su despacho está dispuesto a proveerle representación legal gratuita al ciudadano ecuatoriano arrestado la semana pasada en una base militar a la que acudió a entregar un pedido de pizzas y que está en riesgo de ser deportado. Villavicencio, quien trabajaba en la pizzería Nonna Delia, entregó una identificación de la ciudad de Nueva York, conocida como IDNYC, pero el funcionario le indicó que quería ver una licencia de conducir emitida por el estado de Nueva York. Como lo hacía de manera rutinaria, fue a entregar una orden de pizza a esa base y el oficial de guardia le requirió un documento de identificación.

Sin embargo, esta vez Villavicencio fue detenido por las autoridades en la base durante dos horas, hasta que los agentes de ICE llegaron para arrestarlo.

"Todos los días nuestras hijas me preguntan por qué su papá no viene a casa", dijo en referencia a las dos hijas de la pareja, que tienen tres y dos años y nacieron en Estados Unidos.

Sandra Chica, esposa de Villavicencio, ha explicado a los periodistas, en declaraciones que recoge CNN, que "él estaba haciendo su trabajo, no estaba cometiendo ningún delito". Es un padre que trabaja para mantener a sus hijas. Ambos políticos dijeron que buscaban respuestas ante lo ocurrido en Fort Hamilton.

El gobernador dijo el jueves que llamó por teléfono a Chica para expresarle su solidaridad y ofrecerle un abogado a través de un programa estatal de ayuda a inmigrantes. Una portavoz de la agencia afirmó que el ahora detenido había sido un "fugitivo" desde 2010 cuando no cumplió con una orden de expulsión en su contra. "¿Nuestra ciudad o nuestro país están más seguros ahora que Pablo ya no está en las calles?", dijo el concejal de Bay Ridge, Justin Brannan, quien calificó la acción del ICE de "aterradora y ridícula".

"Nuestro sistema de inmigración está completamente roto, y en lugar de solucionarlo, Donald Trump ha decidido invertir en deportar a mujeres, niños y solicitantes de asilo sin antecedentes penales a países donde sus vidas corren peligro, desgarrando a su vez a sus familias. No les importa el impacto que esto tendrá en nosotros".

Steven Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigrantes de Nueva York, dijo en un comunicado de prensa que "es absolutamente repugnante cuando el ejército más poderoso del mundo persigue a los repartidores de pizza".


Mas noticias