Lula ingresa a prisión en Curitiba

Cientos se congregaron para apoyar a Lula da Silva
Cientos se congregaron para apoyar a Lula da Silva
Autor

09 Abril, 2018

En el cierre, Lula aseguró que va a salir de esta situación "más grande, más fuerte, más veraz e inocente porque voy a probar mi inocencia".

Las autoridades también usaron balas de goma contra los simpatizantes del expresidente brasileño, quien se entregó hoy a la Policía Federal en Sao Paulo cumpliendo el auto de prisión que dictó en su contra el juez Sergio Moro.

"Es injustificable que la policía trate con violencia una manifestación pacífica", dijo Hoffmann, que puso de manifiesto el diferente trato que hubo hacia los manifestantes detractores de Lula, que incluso lanzaron fuegos de artificio en dirección al helicóptero en que viajaba Lula sin que hubiera consecuencias.

Esta sala está aislada de la veintena de reclusos que están internados en la sede policial, siete de ellos por el caso de corrupción en Petrobras, por el que fue condenado Lula.

En Curitiba, un nutrido operativo policial esperó la llegada de Lula, donde por la tarde simpatizantes y detractores del expresidente protagonizaron escenas de tensión e incidentes.

A las 20:46 (hora local) despegó del aeropuerto de Congonhas, en Sao Paulo, el turbo hélice monomotor del Comando Aéreo Operacional de la Policía Federal (PF) que llevará al exdignatario hasta la capital paranaense, donde será recluido en la Superintendencia de esa misma fuerza.

La policía de Curitiba decidió alinear barreras de agentes y de vehículos para mantener separados por unos 30 metros a partidarios y adversarios del exmandatario de izquierda (2003-2010), cuando este llegue a la ciudad. Nuevamente fue vitoreado por miles de seguidores con las camisetas del Partido de los Trabajadores (PT).

Tal como lo había anunciado en el discurso de la mañana, en el que sintetizó su legado político tras 50 años de militancia a favor de los sectores más vulnerables, el ex presidente de Brasil Luis Inacio Lula Da Silva partió cerca de las 19 horas desde la sede del sindicato de metalúrgicos de San Bernardo Do Campo, en San Pablo hasta la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba.

La sentencia se produjo a pesar de que los magistrados reconocieron que no hay pruebas materiales que demuestren que el imputado sea dueño del departamento que habría recibido como parte de un soborno de la constructora OAS.

"No estoy por encima de la Justicia", dijo Lula.

La Justicia rechazó varios recursos de su defensa para evitar una orden de arresto, aunque los abogados de Lula sostienen que aún no se agotaron todas las instancias, y por lo tanto esta orden de arresto les resulta arbitraria.


Mas noticias