Ecuador: Los periodistas fueron asesinados en Colombia y sus cuerpos siguen ahí

Periodistas ecuatorianos secuestrados fueron asesinados
Panamá condena asesinato de periodistas ecuatorianos
Autor

16 Abril, 2018

Este operativo transcurre bajo reserva y no tiene una fecha prevista de culminación.

"Hemos prestado todo el apoyo y colaboración desde el primer momento, y se los seguiremos prestando hasta que (.) se haga justicia", señaló el presidente Juan Manuel Santos en el marco de la Cumbre de las Américas, que terminaba este sábado en Lima.

El equipo de periodistas estaba conformado por el periodista Javier Ortega, de 32 años, el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60.

Ecuador creía que podía mantenerse a salvo pese a estar conectado por una frontera de selva y ríos de más de 700 km, que discurre por zonas empobrecidas.

Su secuestro y asesinato ha sido atribuido y autoreclamado, según comunicados que han llegado a medios colombianos y fundaciones ecuatorianas que están bajo investigación, al grupo "Oliver Sinisterra", liderado por un disidente de las FARC, Walter Patricio Arizala Vernaza, que responde al alias de "Guacho".

"Una vez se recibe la información del secuestro por parte del Gobierno de Ecuador, la orden del Gobierno de Colombia es suspender las operaciones militares para generar un cordón humanitario alrededor de la frontera", dijo a periodistas el comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido (Fudra), general Mauricio Zabala.

Tras la divulgación de las fotos de los rehenes ejecutados que no terminaron de convencer a las autoridades, Moreno había dado el jueves un plazo de doce horas para que los captores entregaran una prueba de vida, que nunca apareció.

En medio de las acciones coordinadas, Ecuador anunció que en la zona de Mataje, donde fueron secuestrados los periodistas, arrestaron a nueve "sospechosos" e incautaron armas y municiones.

Villegas y jefes de la fuerza pública de Colombia se reunieron el viernes con Moreno en Quito para diseñar una estrategia común en la empobrecida, porosa y selvática frontera común.

El catedrático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) Fernando Carrión advierte de que un enfoque exclusivamente militar contra las drogas puede desatar una gran pérdida de vidas humanas, secuestros y extrema violencia como sucedió en México en el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

"Ecuador y Colombia deben tomar medidas y lastimosamente van a ser violentas".

De igual forma, indicó que mantiene conversaciones con su homóloga colombiana, María Ángela Holguín, con el fin de abordar las acciones diplomáticas que tomarán ambas naciones tras este hecho en la frontera, donde se ha registrado, desde el mes de enero, ataques terroristas que han dejado cuatro militares ecuatorianos muertos y al menos unas 40 personas heridas.


Mas noticias