Confirman asesinato de los tres periodistas ecuatorianos

Panamá condena asesinato de periodistas ecuatorianos
Colombia despliega militares en la frontera con Ecuador tras muerte de periodistas
Autor

16 Abril, 2018

Pero tras el acuerdo de paz firmado a finales de 2016 con las FARC, que según analistas dominaban el territorio, arreciaron disputas entre desertores del pacto de paz, bandas procedentes de antiguos paramilitares desmovilizados y otras guerrillas.

Los captores del periodista Javier Ortega, 32 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, exigían un canje por tres presos y la rotura de un convenio antidrogas entre ambos países.

El grupo ofreció entregar los cuerpos de las víctimas al Comité Internacional de la Cruz Roja, a Naciones Unidas o a la Iglesia Católica, previo retiro de las tropas militares.

El comunicado concluye con el lema "Nuestra nacionalidad es donde nacimos..."

"El CICR queda a disposición de las partes para iniciar las acciones encaminadas a facilitar la recuperación humanitaria de los tres ciudadanos ecuatorianos", dijo en un comunicado.

Ecuador afronta una inusitada oleada de violencia y ataques a la fuerza pública en el área de Mataje desde enero pasado, que deja siete muertos y 42 heridos entre civiles y uniformados.

"Era de esperarse que algunos decidieron continuar o en la lucha armada, con intereses políticos, o en las actividades delictivas relacionadas con productos ilegales como la cocaína, como el contrabando, que tanto dinero les han dado en el pasado", señaló a la AFP Sebastián Vitar, experto en seguridad y cooperación internacional de la Universidad de Los Andes.

No obstante, Santos reconoció que las acciones en el lado colombiano se habían reducido en los últimos días "por razones humanitarias", pero que se reanudarán "con toda intensidad" tras esta noticia.

Las autoridades, sin embargo, no han logrado capturar al líder del grupo Walter Artízala, alias "Guacho", por quien Ecuador anunció una recompensa de US$100.000, que se suman a los US$148.000 ofrecidos por Colombia por información que permita su muerte o captura. A continuación explicamos tres claves que ayudarán a entender este caso.

Tras la divulgación de las fotos de los rehenes ejecutados que no terminaron de convencer a las autoridades, Moreno había dado el jueves un plazo de doce horas para que los captores entregaran una prueba de vida, que nunca apareció.

Tras el fatal anuncio de Moreno, se sucedieron muestras de solidaridad de varios gobiernos, como el de España o Bolivia, la ONU, organismos de derechos humanos como Human Rights Watch y ONGs dedicadas a la libertad de expresión.

Una tela con la leyenda de "Nos faltan 3", convertido en lema desde que los periodistas desaparecieron hace 19 días, cuelga sobre la red del palacio presidencial.

Es el fin de un caso convertido en pesadilla, especialmente para los familiares.


Mas noticias