Moody's mantendrá calificación crediticia de Colombia

Calificación crediticia de Colombia se mantiene pero pasa a negativa perspectiva a futuro
Moody's cambia de estable a negativo el panorama crediticio de Colombia
Autor

26 Febrero, 2018

Ratings agency Moody's repeated a warning on Monday it could downgrade the United States before 2013 if the fiscal or economic outlook weakens significantly, but said it saw the potential for a new debt agreement in Washington to cut the budget deficit before then.

De acuerdo con el informe, la firma mantuvo la calificación resaltando que diversos factores como el crecimiento, el tamaño de la economía, la institucionalidad y la baja vulnerabilidad externa se mantienen en línea con otros países con calificación Baa2; sin embargo, cambió la perspectiva de estable a negativa, aduciendo la incertidumbre generada por la polarización política en medio del proceso electoral que se avecina.

Moody's mejoró la calificación de El Salvador por considerar que se han reducido los riesgos de otro impago.

De acuerdo con la firma, el alza se debió sobre todo a la reducción sustancial de los riesgos de liquidez gubernamental, derivada de los acuerdos políticos al interior de la Asamblea Legislativa alcanzados el año pasado, que permitieron aprobar el financiamiento de deuda de largo plazo del gobierno y la reforma de pensiones; y al riesgo decididamente menor de que las confrontaciones políticas al interior del órgano legislativo provoquen un impago de deuda.

Esto, junto con los recortes focalizados a los subsidios energéticos y un crecimiento económico moderadamente más alto debería contribuir a mejorar la tendencia de la deuda y que esta se estabilice en un 62 % del PIB en 2018.

Además, Moody's también dijo esperar que el Gobierno y la oposición lleguen a un acuerdo este año o a principios de 2019 para aprobar la emisión de deuda de largo plazo para refinanciar el bono de US$800 millones.

El Gobierno también comenzó a utilizar cada vez más deuda de corto plazo (LETES) para financiar sus necesidades, debido a que no requiere aprobación legislativa, pero el incremento en la deuda de corto plazo puso a prueba la capacidad de los bancos locales para absorber montos adicionales de deuda del Gobierno.

"Adicionalmente, y contrario a lo que se había observado en años pasados, el presupuesto 2018 no subestima el gasto ni excluye cuentas de ingresos y gastos, e incorpora necesidades de financiamiento que son realistas", apuntó la firma en un comunicado.

La agencia convocó un comité de calificación para discutir el caso salvadoreño este 22 de febrero, explicó.


Mas noticias