Trump acusa a senador demócratade tergiversar sus comentarios sobre migración

Donald Trump en Miami Florida 12 de enero de 2018
Donald Trump en Miami Florida 12 de enero de 2018
Autor

16 Enero, 2018

Las autoridades migratorias de Estados Unidos reanudaron la recepción de solicitudes de renovación para el programa que protege de la deportación a jóvenes que fueron traídos al país ilegalmente, luego de que una corte ordenara bloquear la decisión del gobierno de acabar con el programa.

"DACA probablemente está muerto porque los demócratas en realidad no lo quieren, solo quieren hablar y quitarle el dinero que tanto necesitan nuestros militares", escribió el Mandatario en Twitter.

"El senador Dicky Durbin tergiversó totalmente lo que se dijo en la reunión de DACA", tuiteó Trump el 15 de enero.

"Los demócratas son todo charla y ninguna acción".

"No creo que los demócratas quieran ver un acuerdo". Este es el momento pero, día tras día, están desperdiciando la gran oportunidad.

Por lo anterior, este domingo, el mandatario también manifestó su rechazo a la lotería de visas a través de su red social.

Una de las disposiciones de la propuesta contempla eliminar la lotería de visados, con la que ahora se reparten 50 mil permisos al año, para transformar la mitad de ellos en visados para los que se han visto afectados por el fin del Estatus de Protección Temporal (TPS).

Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, en inglés), emitieron un comunicado en la noche del pasado sábado, en el que anunciaban la reanudación de la aceptación de solicitudes para DACA, aunque sólo a aquellos que hubieran gozado ya de sus beneficios con anterioridad.

El presidente Trump ha criticado el proceso judicial, haciendo notar que la orden aún podía ser revocada.

La filtración de esas duras declaraciones ha puesto en jaque las negociaciones migratorias, incluso cuando los demócratas habían accedido a dotar ciertos fondos para la construcción del muro fronterizo con México tan demandada por el presidente, y cumplían con sus exigencias de aumentar fondos para seguridad fronteriza.

La condena global a los comentarios, tachados de racistas, puso al presidente estadounidense a la defensiva en medio de los intentos bipartidistas de negociar un acuerdo sobre el presupuesto que evite un eventual cierre del gobierno, pero que a la vez podría retirar la amenaza de deportación que pende sobre los beneficiarios del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).


Mas noticias