El exdirector del FBI comparecerá ante el Senado de EU

Los escándalos aumentan la presión sobre Trump y golpean de lleno Wall Street
Fiscal especial "confirmará que no hubo delito" dice Trump
Autor

20 May, 2017

"Estaba loco, un lunático", dijo Trump, según el Times, que citó un documento que le leyó un funcionario.

El ex director del FBI, James Comey, ha acordado testificar en sesión abierta ante el Comité de Inteligencia del Senado sobre la investigación de la oficina sobre la influencia rusa en las elecciones presidenciales del 2016, intensificando los problemas políticos que encara el presidente Donald Trump. Aunque la fecha de la comparecencia aún no se ha publicado, extraoficialmente se cree que será después del 29 de mayo, fecha festiva en la que se celebra el Día de los Caídos en Estados Unidos.

"El director Comey ha servido a su país honorablemente durante numerosos años y merece poder contar su versión de la historia".

A inicios de mayo, la Casa Blanca confirmó la salida del funcionario. "Más aún el pueblo estadunidense merece la oportunidad de escucharlo".

El anuncio del presidente del comité, Richard Burr, de Carolina del Norte, y del vicepresidente Mark Warner, demócrata por Virginia, siguió sólo unas horas después de que el diario Washington Post informara que la investigación sobre la intromisión de Rusia en las elecciones del 2016 había identificado a un alto asesor de la Casa Blanca cercano al presidente como una persona significativa de interés.

La petición se produjo luego de que el diario The New York Times revelara ayer la existencia de un memorándum que muestra, por primera vez, esfuerzos "claros" del presidente, Donald Trump, para obstruir la investigación que el FBI abrió sobre los supuestos nexos entre su campaña presidencial y el Kremlin.

El despido de Comey suscitó una gran polémica, sobre todo en la oposición demócrata pero también en las filas republicanas, porque sucedió en plena investigación del FBI sobre la posible injerencia rusa en la campaña presidencial y sus vínculos con la campaña de Trump.

El día siguiente al despido abrupto de Comey, Trump recibió al canciller ruso Sergei Lavrov y al embajador ruso Sergei Kislyak.


Mas noticias