Se retoma el proceso de evacuación en Siria tras mortífero atentado

Autor

17 Abril, 2017

Más de 7.000 personas fueron evacuadas el viernes y el sábado de las cuatro localidades.

La Defensa Civil Siria aseguró ayer que ha recuperado más de 100 cadáveres del lugar donde se produjo la explosión de un coche-bomba a las afueras de la ciudad de Aleppo (norte), en el que se encontraban unos 5 mil evacuados de los pueblos chiítas de Fua y Kefraya.

En su página oficial de Facebook, los también llamados 'cascos blancos' dijeron que también están prestando asistencia a más de 50 heridos.

La ONG explicó que la explosión del vehículo es un cuatro por cuatro tipo furgoneta.

La cadena de televisión siria Al-Ekhbariya, favorable al régimen de Bashar al- Assad, reportó que "decenas de personas habían resultado muertas y heridas como resultado de una explosión terrorista contra residentes de Kafriaya y al-Fuah-ah durante la evacuación".

Por el momento, ninguna organización ha reivindicado este ataque perpetrado ayer en esa zona de Alepo perteneciente a Siria.

Fue aquí donde un kamikaze hizo estallar su camioneta bomba al lado de los 75 autobuses que transportaban a civiles y rebeldes evacuados de Fua y Kafraya.

A finales de marzo las autoridades sirias lograron un acuerdo con grupos armados para que dejen marcharse a los vecinos de Fua y Kefraya, dos aldeas chiíes bloqueadas por los insurgentes.

El grupo Liberación del Levante, antiguo Frente Al Nusra, difundió a través de su cuenta de Telegram información y fotografías de la explosión, y responsabilizó de la misma al grupo chií Hizbulá.

Sin embargo, se prevé que el número de víctimas sea mayor y aún no se precisa el numero de heridos.

Tras el estallido, unos 60 autobuses con dos mil 200 personas, entre ellas 400 combatientes opositores, entraron en zonas controladas por los rebeldes en la provincia norteña de Alepo, dijo Abdurrahman. El director del OSDH, Rami Abdel Rahman, indicó que los autobuses continuaron su camino hacia sus destinos.

La mayoría de los muertos son habitantes de Fau y Kafraya. El resto de ellos son cooperantes y rebeldes que custodiaban los autobuses.

"Es horrible ser desarraigado de esta manera, ir a vivir a un lugar que no es el nuestro", afirmó a AFP Jama Nayef, un veterinario de Fua, después de salir de su localidad.

Tabqa es un obstáculo clave en la ruta hacia Raqa, capital autoproclamada del EI en Siria, y verdadero objetivo de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS, alianza de kurdos y árabes apoyada por EEUU).


Mas noticias